Skip to main content

Llegados a estas fechas, creo que todos, en mayor o menor medida, nos vemos atrapados por un espíritu que hace surgir unos sentimientos que tal vez, nos vuelven más humanos y solidarios. Es una atmosfera muy especial la que se respira en estas fechas navideñas. Aflora en cada uno de nosotros la parte entrañable, cordial y toda una serie de bellos propósitos que, ojalá, perdurasen en nuestro día a día con independencia de la celebración de unos eventos tan señalados.

Próximo está el momento del reencuentro con familiares y allegados, entorno a mesas esmeradamente preparadas, que nos hacen valorar lo positivo y esencial en una vida que se podría sintetizar en dos simples palabras: cariño y proximidad.

Nos reencontraremos así mismo, con nuestras más sentidas tradiciones en el ámbito culinario. Es difícil no pensar en las clásicas y exquisitas pilotes, así como en los pastissets elaborados con toda la delicadeza, tanto los de boniato, cabello de ángel o calabaza. Y ello, ni que decir tiene, acompañados por un sinfín de bebidas asociadas a estos días.

Tan solo nos cabe, como no puede ser de otro modo, desearle a todo el mundo toda la salud y prosperidad posible.

Disfrutemos de estos días.

Deja tu comentario