Skip to main content

Dinamismo y reflexión.

Este Mar emociona, inspira, transmite, apacigua, motiva…, atesorando cualidades excelsas que infunden carácter y constituyen fuente de motivación constante.

El Mediterráneo, que tenemos la fortuna de atisbar cada jornada desde nuestra ventana, so pena de incurrir en tópico o lugar común, nos convierte en unos afortunados, seamos conscientes o no en ocasiones de todo aquello con lo que nos obsequia, invitándonos tanto a la acción como a la reflexión.

Si a lo antedicho, unimos el clima que con su moderación nos acompaña a lo largo prácticamente de todo el año, podemos concluir, sin incurrir en exageración, que en nuestro hábitat rozamos el top de las cualidades que cualquiera exigiría para alcanzar el espacio ideal en el que vivir.

Permitidnos sugerir, que en nuestro entorno puedan convivir, diversión y esparcimiento, buen comer, la práctica de cualesquiera actividades deportivas, la celebración de todo tipo de eventos musicales, así como el descanso, la desconexión y el relax.

Desde que apunta el nuevo día y hasta que se pone el sol, el espacio mágico que nos rodea, tiene una luz especial que me satisface enfatizar. Difícil es trasladar al escrito lo que percibimos y sentimos. Para ello, nos tomamos la licencia de trasladaros el sentir de dos grandes artistas bien dispares, nacidos en la cuenca mediterránea como son el ilustre Sorolla, pintor valenciano y al que se cataloga como luminista, que supo como nadie reflejar en sus lienzos lo lumínico.

Por otro lado, recientemente nos ha trasladado su intención Serrat, tras una dilatada y brillante carrera de decir adiós a los escenarios, quien supo enseñarnos a amar y cantar al mar que nos baña; ya en la letra de su canción “Mediterráneo”, refleja la siguiente idea sobre el mismo: “llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya”.

Concluyo ya, invitándoos a todos a que viváis una experiencia inigualable junto a nosotros. Este entorno no conoce de estacionalidad.

Hasta pronto. Nos vemos luego.

Deja tu comentario