Skip to main content

IGUALDAD

Casi parece una necedad, ignorancia o realmente inepcia, tener a estas alturas que recordar y reivindicar el destacado papel y el triunfo de la mujer en todas las facetas, ámbitos y roles de la vida, en una sociedad adulta, madura y que se considera avanzada. Pues sí, aún a diario hay que recordarlo y hacer cierta apología de una igualdad que se debería considerar como algo consustancial a los países que se consideran parte del primer mundo.

No es cuestión de elogios o alabanzas artificiosas que busquen granjearnos las simpatías de las mujeres, sino que lo sentimos con toda naturalidad y desde nuestra humilde opinión.

Simplemente recordando a las grandes, a lo largo de la Historia, en ámbitos tan dispares como, en la política y la gestión de lo público, en la ciencia, en la cultura y en el deporte, hallaremos una infinidad de mujeres, que han tenido que realizar un sacrificio o esfuerzo “extra” para despuntar, en una sociedad dominada a las claras por el hombre.

Únicamente, tenemos el atrevimiento de resaltar algún nombre propio, que indudablemente ofrece una idea de hasta donde han conseguido llegar mujeres con arrojo y valentía y para ello, citamos a empresarias y emprendedoras como la ya desaparecida, Rosalía Mera, cofundadora de Inditex o, Cristina Garmendia, pionera de la biotecnología en nuestro país.

Y ya, en el ámbito culinario, del buen hacer y gestión eficiente entre fogones y cazuelas, encontramos a Carme Ruscalleda, Elena Arzak o, la conocida Eva Arguiñano.

Más próximas a nosotros, en nuestra Comunitat, se hace necesario mencionar a Susi Diaz, propietaria del restaurante La Finca, o Vicky Sevilla que, con apenas 25 años, procedió a la apertura de Arrells, sin duda toda una revelación.

Permitidnos, con toda la admiración y afecto, al tiempo que con mucho orgullo nombrar por ser vecinas del Distrito marítimo de Castelló, a una serie de señoras que ejemplifican cuanto pretendemos trasladar con este escrito, puesto que ilustran el sentido de sacrificio, tesón y profesionalidad en la restauración: Reme Domínguez (Tasca del Puerto), Montse Terrado (Bar Las Planas), Lola Martinez (Casa Lola), Raquel Galeano (El Mirador del Port).

Aquellas, cuyo nombre omito, no por ello caen en el olvido, y su valía, habrá ocasión de que más adelante la manifestemos, en otros escritos tan sentidos como este.

A fin de cuentas, no necesitaríamos realmente mentar o mencionar a ninguna en concreto, puesto que si de audacia y decisión, de delicadeza y sensibilidad, de esfuerzo y valentía en el trabajo se trata, ejemplo y paradigma, los hallamos en nuestras madres y abuelas, que combinaron la destreza en la cocina, con hacer verdaderos milagros en la economía domestica para, con poco hacer mucho.

Ellas, en unas épocas invisibilizadas, supieron proseguir sin caer en el desaliento o el desánimo y todavía a día de hoy continúan la ardua e ingente tarea de hacerse un hueco, el que merecen, en una sociedad tan competitiva.

Todo nuestro aliento y nuestro apoyo. Y por supuesto que les depare el nuevo año en el que entramos, todo tipo de éxitos en lo personal y en lo profesional. A buen seguro, saldrán airosas y alcanzarán todo tipo de metas que se marquen.

Así lo creo y este es mi deseo.

Deja tu comentario